¿ES RECOMENDABLE INGERIR LA ENVOLTURA DE LOS EMBUTIDOS?

Tradicionalmente se ha entendido por embutido una tripa natural rellena con carne picada, normalmente de cerdo, y que puede llevar otros ingredientes como sal y/o diferentes especies. Algunos ejemplos de estos productos son el chorizo, el morcón o el salchichón.

En la actualidad, y como se establece en el Real Decreto 474/2014, de 13 de junio, por el que se aprueba la norma de calidad de derivados cárnicos, se define embutido como “Operación de introducción de un derivado cárnico en una tripa natural o en una envoltura artificial”.

Los embutidos siempre han estado en boca de todos por motivos varios, por ejemplo, la duda existente sobre si es aconsejable que las embarazadas los consuman o no, si es bueno comer estos productos con frecuencia o los riesgos que implican alguno de sus ingredientes utilizados en su elaboración.

En este caso, intentaremos resolver una de estas dudas comunes: ¿puedo ingerir con seguridad la envoltura de los embutidos?

Artesanalmente, la envoltura que recubre los embutidos son tripas naturales. Se usan para ello partes del intestino de distintos animales, estos intestinos se sacan tras el sacrificio y despiece del animal. Una vez que las tripas están fuera, son lavadas con agua caliente para ser rellenadas, un proceso bastante laborioso.

En el presente, existen opciones de envolturas sintéticas, hechas a partir de celulosa, colágeno o de algún material de origen plástico autorizado.

Cuando las pieles que protegen al embutido están hechas de tripas naturales, se pueden consumir y NO supondrían ningún tipo de riesgo para la salud. En cambio, cuando se trata de envoltura sintéticas deben ser declaradas en la etiqueta del producto y debemos eliminarlas antes de su consumo.

Vemos que sigue siendo imprescindible leer bien el etiquetado de los productos que compramos, así sean productos habituales en nuestras cocinas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Call Now Button

Control de Listeria

¿Tienes cubierto el control de Listeria que las Autoridades Sanitarias están exigiendo a las industrias alimentarias que elaboran PRODUCTOS LISTOS PARA EL CONSUMO?

Estos son los servicios que te ofrecemos para el control de Listeria:

1. Pruebas que evidencien que los procesos térmicos, tanto de calor como de frío, cumplen con los límites descritos en su Sistema de Autocontrol. Estas pruebas, denominadas verificaciones, demostrarán que las temperaturas y tiempos aplicados a los alimentos son suficientes para eliminar o minimizar el crecimiento de Listeria. Estas pruebas las realizamos con equipos calibrados.

2. Actualización del Sistema de Autocontrol incluyendo el control de Listeria. Esta actualización incluye la revisión de los productos químicos usados en industria.

3. Adaptación de las frecuencias de muestreo de Listeria en PRODUCTOS y SUPERFICIES en base al volumen de producción y si los productos elaborados son favorecedores o no del crecimiento de Listeria.

4. Caracterización de los productos elaborados en base a la actividad de agua (aw) y pH que presentan cada uno de ellos. Los resultados de estos dos parámetros identificarán a los productos como favorecedores o no del crecimiento de Listeria.

5. Estudios de vida útil. Uno de los objetivos de un estudio de vida útil es determinar el tiempo en el que un producto puede mantener niveles inferiores a 100 ufc/g de Listeria durante su comercialización, para que sea seguro para el consumidor final. Debes realizar tantos estudios como productos o familias de productos listos para el consumo elabores. Si necesitas estudios de vida útil urgentes podemos hacerlos mediante técnicas de microbiología predictiva.

6. Formación específica de Listeria.

Horario de atención de 8 a 16h